sábado, 22 de febrero de 2014

Por qué sonreír

Una sonrisa cuesta poco, pero vale mucho.
Quien la da es feliz y quien la recibe la agradece.
Dura solo un instante y su recuerdo, a veces, perdura por toda una vida.
No hay nadie tan rico que no la necesite, ni nadie tan pobre que no la pueda dar.
Produce felicidad en el hogar, prosperidad en los negocios y es contraseña entre los amigos.
Es descanso para el cansado, luz para el desilusionado, sol para el triste y antídoto para los problemas.
No se puede comprar ni pedir prestada, tomarla o robarla; sirve sólo como regalo.
Y nadie necesita tanto de una sonrisa como quien se olvidó de sonreír.
Sonríe siempre porque la sonrisa es el mejor regalo que podemos recibir y el mejor que podemos ofrecer.
Si con las prisas me olvido de darte una sonrisa, discúlpame: ¿tendrías la bondad de darme una de las tuyas?
Porque una sonrisa es la mejor cédula de identidad para caminar por la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada